Elvira Sastre, Madrid me mata

La poeta nos invita a un recorrido sentimental por Madrid a través de unos artículos, algunos corregidos o modificados, que le solicitó el diario El País. A través de las estaciones del año nos va narrando vivencias e impresiones que le proporciona esta ciudad que a la vez que mata, hace vivir y te atrapa. Incluye fotografías y poema finales que con Cosas que pasan en Madrid cuando una está viva completan el texto.

Seguramente por el género empleado, las repeticiones en los temas tratados, el carácter fragmentario y la mezcla de sentimientos que la ciudad le provoca no le quitan interés y cercanía a esta joven experimentada que predica valores familiares y sociales muy importantes para la época que vivimos. La pandemia producida por la Covid, sus efectos dramáticos y las últimas devastaciones del planeta, este tiempo duro, lleno de llamas y fuegos descontrolados, cubren también estas páginas que nos acercan al asfalto y al campo con cierto optimismo. 

Hija de su generación, jóvenes sobreprotegidos que no encuentran lo que les prometieron, recorre el corto trayecto de una ciudad pequeña, Segovia, a la capital pasando por diferentes mudanzas, manifestaciones,  barrios emblemáticos, Chueca, Lavapiés, Malasaña y todo lo que dan las ruedas de su bicicleta con las que siente el aire que la despeina del miedo.

Los recitales de poesía y las colaboraciones con otros poetas y cantautores me han interesado mucho y me he propuesto no perderme el próximo. La poesía es el género que escarba la belleza de los escombros, alcanzar el éxito y difusión que ha conseguido Elvira Sastre no es fácil.

Sentir el dolor, la enfermedad, la lucha por la vida, la amistad, el compromiso y las buenas intenciones son propios de quien fija sentimientos y emociones en el lugar que le corresponden. Su amor por lo perros y los animales nos proporcionan un calor que nos aleja del descuido y sabemos que las librerías son ventanas, una entrada a un sitio mejor, las cubiertas de los libros tienen forma de puerta.

Un libro que se lee despacio, algunas de sus páginas son conmovedoras, nos permite reconocer una ciudad que sentimos nuestra. Apenas nos confía sus gustos literarios, unos nombres y pocas citas, nos quedamos con ese interrogante que adivinamos y conoceremos.

Amamos Madrid, nuestra ciudad porque nos ha dado las oportunidades que hemos venido a buscar, ya decir esto es un gran logro que lamentablemente a algunos les cuesta reconocer. Resuenan en mi memoria los versos que le dedica Dámaso Alonso en Hijos de la ira,  Pongamos que hablo de Madrid cantada por Antonio Flores y Yo me bajo en Atocha de Joaquín Sabina, aunque son más, muchos más los textos que nos recuerdan que hemos tenido la suerte de disfrutar de uno de los lugares más acogedores e imprevisibles, refugio contra la soledad y hogar para realizar proyectos e ilusiones; la cultura que ofrece nos ilumina y nos hace sentir que estamos en el lugar donde queremos estar.

libros recomendados...

Madrid me mata: Diario de mi despertar en una gran ciudad.

Elvira Sastre
4.6/5

PENSILVANIA

Juan Aparicio Belmonte
4.6/5

Azúcar quemado

Avni Doshi
4.6/5

Lo de dentro fuera

Mariano Peyrou
4.6/5

Madres, padres y demás

Siri Hustvedt
4.6/5

LA MEMORIA DEL ALAMBRE

Bárbara Blasco
4.6/5
Anterior
Siguiente

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad